jueves, 16 de julio de 2009

Prohibido pronunciar la palabra PACTO

Aquel que diga que el gobierno ha hecho pacto con doce asambleistas será condenado a la hoguera. Lo correcto, lo revolucionario es decir que aquel grupo se acercó a hablar con el presidente y el buró. Que eso se llama conversaciones, diálogo. En fin... llámese como se llame lo divertido esta semana fue que hubo aseveraciones, desmentidos, contradicciones. Por una parte los asambleístas aparecieron anunciando que exigían algunas vicepresidencias en las comisiones de la futura asamblea. Luego el oficialismo salió a decir que no se ha hablado de eso. Ahí se pusieron más duros los nuevos votos o nuevos "revolucionarios" y dijeron que aquí la cosa es dando y dando. Pasó un día y luego se desdijeron. Bueno, mejor veamos las imágenes.






4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

estimado señor Bonil: hace tiempo quería escribirle para feliciarlo por su trabajo de caricatura en el universo.

definitivamente usted es un genio. hoy no he parado de reír y he mirado cien veces a los cantantes de la caricatura de hoy.
en verdad usted nos da un momento de alegría en medio de esta crisis..

me va a dar pena cuando termine este gobierno y tengan que irse los personajes.

saludos cordiales
fidel miranda

Anónimo dijo...

Excelente la caricatura de hoy día, Bonil.

Yo escribo todos los jueves en el Diario “La Hora” de Ambato. Permíteme compartir contigo mis artículos de las dos últimas semanas. Me agradaría conocer tus comentarios

Saludos cordiales,

Freddy Rodríguez García

Víctor dijo...

Que verguenza... si la vida fuera una película, quisiera que sea como Braveheart, por una escena en particular: cuando contratan mercenario Irlandeses para irse en contra de los Escoceses y resulta que en plena batalla salen corriendo y luego se abrazan, fue una escena genial, digna de las mejores que he visto.

¡Si así fuese el PRE!, pero ellos son capaces no solo de vender a Guayaquil sino que también venderían hasta a sus madres, ¡al mejor postor!.

Si hablamos de una época de verdadero "fascismo" Guayaquileño, sincerándome... fue en la época del loco cuando hicieron bajar la bandera de Quito e hizaron la de Guayaquil en plena plaza de toros Quiteña, pequé, pecamos, gozamos, disfrutamos todos los Guayaquileños, pese aun ser enemigos políticos a muerte.

¿Será que tumbaron al loco los Quiteños solo por su ego herido?, por que ahora como que aquella aparente honestidad e incorruptibilidad vendida en esas épocas ya no está muy presente que digamos.

La teta del centralismo hará que no solo acepten aquel pacto ridículo, sino el regreso del loco.

¿Dejenlo volver?