jueves, 24 de septiembre de 2009

La eterna lucha por controlar la lengua ajena.

No hay comentarios: