martes, 30 de marzo de 2010

Pedofilia S.A.



14 comentarios:

Pedro e Freile m dijo...

Siempre me tomo un tiempo para disfrutar de su espacio, pero realmente esta es una caricatura muy ofensiva. Y no sólo eso, sino que es tendenciosa. Igual que la mayoría de sus caricaturas sobre la Iglesia Católica. Esto sólo se explica porque el periodismo está empeñado en desprestigiar a la Religión, y -una de dos-: u omite información sobre ciertos temas que le incomodan, o simplemente las desconoce y le da pereza investigar.

En lugar del curita de la caricatura, bien pudo haber puesto a un laico de uno de estos grupos: padres de familia (en más de las dos terceras partes de los casos de pedofilia, los abusadores son los propios padres de la víctima), parientes o amigos de confianza de los padres de la víctima, o profesores en general. En fin, cualquier figura que representa autoridad para un menor y tiene una patología sexual (los miembros del clero apenas representan un 0,02% de las denuncias). Un hecho deplorable, eso sí que quede muy claro, pero que nunca ha sido escondido por la Iglesia, sino condenado de viva voz, juzgado debidamente en los tribunales eclesiásticos, y cuyos culpables (ojo, no todos los acusados son culpables) son corregidos como es justo, pero con mucho amor, con el amor que debemos tener todos hacia el pecador, y con el odio necesario hacia el pecado cometido.

Los medios siempre se encargan de poner bajo el lente magnificador las fallas de los miembros de la Iglesia que, como humanos que somos, nunca faltan. Pero olvidan todos los datos, todo el dinero que hay de por medio, todo el desprestigio que se busca hacia una institución que se ha encargado, durante dos mil años, de impartir reglas morales para una correcta convivencia en sociedad.

Triste que ofenda así a quienes somos católicos comprometidos, quienes conocemos tantos, pero tantos sacerdotes (estadísticamente, el 98% de sacerdotes NO SON pedófilos) que son verdaderos guías espirituales, de gran corazón y (aunque pecadores, o sea, imperfectos como todos) son verdaderos ejemplos de la fe que profesan.

Como le escribí alguna vez por un tema similar, sería bueno que se informe mejor (sin sesgos mentales) e informe mejor a su público, que es tan numeroso y que tanto lo hemos admirado a lo largo de estos años.

BONIL dijo...

Estimado Pedro gracias por visitar mi blog y por su mensaje respetuoso.
Aquí algunas precisiones:
Total acuerdo en que el abuso sexual infantil proviene desde diversas fuentes; muchas de ellas de la misma familia y el entorno inmediato. Esta es una realidad que nos duele a todos. A partir de esta constancia, usted me dice que en lugar de dibujar al curita debí dibujar a estas otras fuentes de abuso. Yo pregunto: si debí dibujar a esos abusadores ¿por qué no debía dibujar a los otros, a los curas?

Que la iglesia "ha condenado de viva voz" estos hechos deplorables, dice usted. Hummm... creo que ha sido más bien tooooodo lo contrario, Pedro. Aquí debebería informarse mejor. Pero aún bajo ese supuesto, le pregunto: si la iglesia ha condenado abiertamente estos hechos ¿qué tendría entonces de censurable el que yo también lo haga?

Que el 98% de curas NO SON pedófilos. Pues me alegro. Aunque más me alegraría que no lo fueran el 100%. Pero mientras exista ese 2% debemos pronunciarnos. La iglesia (ante la presión) también lo está haciendo. Al "poner orden" (repito, por la presión de los medios y la sociedad) ¿están siendo sesgados, tendenciosos?
¿Lo que usted me pide es que calle ante estos abusos denunciados y comprobados? Espero que no... aunque sería muy fácil concluir eso de su mensaje.
Yo lamento de verdad que usted interprete mi dibujo como ofensivo. Está en su derecho. Y yo en el mío de discrepar profundamente en la interpretación. Si usted piensa que con este dibujo ofendo a los católicos comprometidos, me gustaría que como católico que es pensara más bien en lo ofendidos que deben sentirse las víctimas de la pederastia...
Estoy graficando a ese dos por ciento. No estoy caricaturizando a la iglesia. Si usted cree que con eso hago daño a la iglesia, convénzase que más daño la ha hecho precisamente ese 2%.
En cuanto a que debo informarme mejor, pues sí, Pedro. Siempre procuro hacerlo. Y esto te lo digo, para que estés informado de que sí busco información. Lástima que aquella información no calce con tu sesgo mental y por eso concluyas que no me he informado... Eso no es justo ni correcto intelectualmente.
Gracias nuevamente por visitar y abrir aquí la posibilidad de un debate.

Pedro e Freile m dijo...

Estimado Bonil:

Gracias por responderme, sobre todo de manera tan rápida y educada. Eso no se ve frecuentemente hoy. Comenzamos tratándonos de usted, pero me
parece mejor que nos tuteemos, como al final de tu comentario, ¿no? No creo que este sea un espacio muy adecuado para un debate profundo de un tema tan complejo y con tantas aristas, sobre todo por cuestión de -precisamente- espacio. De todas maneras, quiero puntualizar un par de cosas que mencionas:

1)Me permito recordar que no dije que debiste dibujar otros abusadores en lugar del curita, dije "bien pudo haber puesto". Con esto no quiero decir que dibujes a todos; quiero decir que no es bueno que se cargue la tinta hacia un solo grupo, minúsculo (aunque mucho más visible), de pedófilos.

2) Ciertamente, la Caricatura tiene por principio -precisamente- cargar la tinta en ciertos aspectos de la realidad; sin embargo siento que hay temas que ofenden por sí mismos, y que deben ser tomados con pinzas. La religión, por ser uno de los aspectos más íntimos del ser humano, es uno de ellos.
No estoy de acuerdo tampoco con una censura que tape la verdad, pero sí un ejercicio de autocensura que nos haga pensar dos veces antes de publicar algo que pueda ofender los sentimientos de mucha gente, porque -lamentablemente- pagan justos por pecadores (nunca mejor dicho).

3) La Iglesia ha condenado de viva voz, y me reafirmo. Perdón por la confrontación en este punto, pero ¿quién estará mejor informado, alguien que se informa en los medios de comunicación, o alguien que vive desde adentro la doctrina católica? Yo estoy muy bien informado, pues sé perfectamente lo que dice la Biblia, el Catecismo o el Código de Derecho Canónico al respecto del grave pecado de la pedofilia. He oído y leído muchos (no únicamente en esta coyuntura) discursos, homilías y artículos, tanto de laicos comprometidos como de sacerdotes, obispos, cardenales y el mismo Papa, condenando duramente esta lacra humana, aún más cuando ésta se ha presentado dentro de la misma Iglesia, y más aún en el propio clero a quien se ha encargado la delicada tarea del cuidado de los menores. Asimismo, como psicólogo (habiendo trabajado sobre la violencia intrafamiliar) sé que la realidad de abuso sexual dentro de las familias es enormemente más preocupante que la que se ha dado (en general, y revíselo bien, los casos denunciados suelen haber ocurrido décadas atrás) en las instituciones católicas. ¿Quién estará mejor informado de este tema? Perdón por el viso de orgullo, pero ante tu "debebería informarse mejor"... Si honradamente quieres estar mejor enterado, puedo recomendar algunas lecturas (científicas y morales, católicas y no) al respecto, sin ningún sesgo mental.

Pedro e Freile m dijo...

4) Una cosa es censurar los hechos que efectivamente ocurrieron, y otra muy distinta publicar una caricatura como esta (o la del confesionario que se reproduce aquí el 1 de abril), donde lamentablemente el público entiende una generalización nada amable con todos los miembros del clero, y -es más- con toda nuestra Santa Madre Iglesia. Si uno de tus parientes lejanos hubiera cometido un error (pongamos como ejemplo, nada más, que robó un banco), ¿te gustaría que yo dibujara una caricatura donde dijera que "estos Bonilla son unos ladrones, y encima se tapan unos a otros"? Eso es más o menos lo que los católicos sentimos con mensajes como estos, porque así es -lo sabes perfectamente- como funciona el humor. Por esto, no hay nada más serio que el humor, ya lo dijo alguien cuyo nombre lamentablemente no recuerdo.

5) Ojalá el 100% de curas no fueran pedófilos, obvio. Ojalá todos los seres humanos fuéramos perfectos y no hiciéramos daño a nadie. Ojalá en el seminario les dieran una vacuna antipecado a todos los futuros sacerdotes. Ojalá, y nada más que ojalá, porque la realidad es tristemente más oscura. Hay sacerdotes pedófilos, ladrones, abusadores de poder, así como hay laicos que también lo son... y laicos y clérigos que no lo son, y todo esto también parece ser muy obvio. Y la Iglesia, cuando toma alguna medida más para tratar de evitar estas manchas (subrayo el "tratar", porque como humanos que somos, no pueden ponernos un chip que detecte cuando estamos burlando las normas), esta medida es criticada. Por ejemplo, a fines del año 2005, cuando en un documento vaticano se hizo palpable el cuidado que se está teniendo al intentar determinar la vocación de los homosexuales que quieren ingresar a los seminarios, precisamente respondiendo a una oleada de denuncias de pedofilia, inmediatamente los medios atacaron a Benedicto XVI como "homofóbico". O sea, palo porque bogas y palo porque no bogas...

En definitiva, y al igual que la Iglesia a la que pertenezco, no quiero negar que existen pedófilos en nuestra comunidad, y -peor todavía- entre nuestros sacerdotes. Pero quiero recordar que generalizar los casos (como lo han hecho los medios) es ofensivo, más aún cuando se sabe que detrás de las denuncias existen muchos intereses de todo tipo. Te agradezco la apertura y la altura en el debate, y espero haber dejado todo bien claro, para no seguir en interminables comentarios que muchas veces no tienen la repercusión que debieran.

Saludos afectuosos.

BONIL dijo...

Estimado Pedro, es larga la conversación sin duda. Y como no me gusta mucho andar tecleando y tecleando (por eso escogí la síntesis, el dibujo como medio de expresión) tan solo comentaré el punto 4 en donde te refieres al impacto del humor.
La comunicación es un proceso complejo. Cuando emites mensajes como "No virar en U", "no abras la puerta", "el corazón late 60 veces por segundo" estás generando mensajes unívocos, claros y que no se prestan a la interpretación. Puedes rebatirlos, rechazarlos o cuestionarlos, pero en general uno sabe que el mensaje es clarísimo. Cuando haces comunicación, opinión, arte, la cosa se complica, los mensajes se prestan a interpretación y a la subjetividad DEL RECEPTOR.
Yo sé que tú, como sicólogo, sabes esta verdad elemental, pero en esta ocasión te has olvidado. Si yo como autor no sé cómo van a interpretar mi dibujo, yo como iniciador de ese mensaje no estoy seguro de que van a interpretar como yo quiero. Mal haces tú entonces en determinar que "el público entenderá una GENERALIZACIÓN nada amable". Yo propongo y el lector lo interpreta a su manera. Tú lo has hecho de una manera que yo no imaginé. Ofender, por ejemplo. Eso jamás fue mi intención ni tampoco es mi estilo. Tú lo sabes. A mí por ejemplo no me parece que mi dibujo GENERALICE y diga TODOS LOS CURAS. ¡Noooo! Yo estoy dibujando un tema específico. Y en el ejemplo del dibujo del confesionario lo que yo veo ahí es: 1. El arrepentimiento del cura, su confesión de un pecado (crimen para otros) 2.- La intención de la iglesia por acallar el escándalo y hasta cierto punto el silencio o la impunidad.
Podemos no coincidir, Pedro, pero esa es mi apreciación en este tema. Y procuré expresarlo gráficamente.
En el del cura con la caña de pescar estoy graficando un cura y no estoy graficando EL SACERDOCIO.
En fin, paro aquí porque si sigo... me atraso a mi dibujo de mañana y eso sería un pecado imperdonable...

BONIL dijo...

Me corrijo en algo. En el segundo párrafo dije "estás generando mensajes unívocos". Quise decir mensajes unidireccionales, de un solo sentido.

Pedro e Freile m dijo...

Como digo, este se está volviendo un debate demasiado largo y complejo, incluso ya estamos abordando el campo de la semiótica. Al respecto, sólo puedo decir que ni siquiera tus ejemplos son tan unívocos: si le decimos a un huaorani que nunca ha salido a una ciudad que "no vire en U", veremos si no pone cara de interrogación. Porque en realidad en todo mensaje intervienen tres elementos: el emisor, el canal y el receptor. De estos tres depende que el mensaje sea correctamente entendido. Cuando el canal es la caricatura, con su poder de síntesis (como bien dices) el mensaje debe ser lo más claro posible, para que el lector comprenda la intención del dibujante. Y en tu caso, eres un maestro en esto. Por eso mismo, creo que deberías hacer un ejercicio de introspección para ver, sinceramente, si tu intención no ha sido referirte al clero en general.

En todo caso, y para no seguir en diálogos interminables, que serían más alhajas con un cafecito o chocolatito caliente (en este clima): mi intención no es imponer un dogma (como humanos tenemos no solo el derecho, sino el deber de disentir), sino hacer ver -precisamente- que hay gente que se puede sentir ofendida con este tipo de caricaturas; y que, si tu intención no es ofender, debes tener eso claro el momento de usar tu pluma para hacer ironía (¿no es ese uno de los fines del humor?) sobre la religión. Porque, justamente, el receptor no siempre entenderá algo tan inocente como lo que explicas, sino que suele aferrarse a estereotipos que los medios externos moldean en su mente. Y si eres parte de esos medios, estas creando ideas que pueden llevar a la reflexión, pero también herir y agredir.

Una vez más, y esperando ya dar por terminado el asunto, me despido con afectuosos saludos.

Pedro e Freile m dijo...

Solo un par de cosas más: ya con el título (pedofilia s.a.) y lo de "acallar el escándalo" y "silencio e impunidad" queda bien clara la idea que subyace a la caricatura: una institución que no sólo esconde, sino que apoya la pedofilia. Y nada más lejano a la realidad. Y no es cuestión de opiniones, ahí están los hechos y los datos para contrastar.

Saludos, nuevamente.

Santiago V. dijo...

Honestamente me dió pereza leer todo pero no es por nada pero la iglesia se desprestigia solita, los medios recogen una información de dominio público. La gente debería defender más sus principios y sus creencias religiosas y no a las instituciones, que dicho sea de paso están bastante podridas...

Sebastián dijo...

Me parece que, teorías comunicacionales aparte, estamos olvidando la naturaleza de la caricatura, del cómic, de la charge en francés (Algo que trae una carga), que no necesariamente debe tener un compromiso de fidelidad con la realidad, sino es una perspectiva exagerada de la misma. En ese contexto, sí, la caricatura puede ser mezquina, mordaz, estereotipante... de tal forma que pensar si lo que el autor va a dibujar va a ofender a cierta gente es pasteurizar y desvirtuar, de cierta forma, la naturaleza de dicho medio. Así que menos lecturas connotativas sobre las caricaturas y aprendamos a reirnos de ellas, en el mejor de los casos, y sino, a entender que no es ni será su fin ser la palabra final sobre la realidad. Saludos!

Pedro e Freile m dijo...

Me parece que no hemos olvidado la naturaleza de la caricatura, sino que más bien por ella misma se debe cuidar ciertos temas. Pero en todo caso le doy toda la razón a Sebastián, y me quiero quedar con esa idea. No con la de que los medios recogen una información de dominio público, pues estoy convencido de que se debe hacer una lectura crítica de lo que aparece en los medios.
Así que, manteniendo la idea de Fernando, adelante con caricaturas inteligentes, Bonil, pero cuidando ciertos temas... (¿se podrá?)

Valeria dijo...

Sumando a la discusión tan útil de la libertad de expresión. Considero no sólo que el humos es un placer que nos permitimos y, muchas veces toma temas que son muy difíciles de abordar brindándonos la posibilidad de verlos. Muchas veces esa gran dificultad hace que se nos torne ridículo o irrespetuoso pero creo que peor es el silencio porque detrás, debajo, encima o por los lados de cualquier discurso sea humorístico científico o del género que sea, hay una práctica que somete a la infelicidad a muchos generando secuelas terribles.
Y, para brindar más datos respecto de la molestia sobre la relación de la pedofília con la iglesia aporto una nota que se publicó en Argentina pero que su fuente es un informe del gobierno Alemán. cuyo enlace es http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-169015-2011-05-28.html

Valeria dijo...

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-169015-2011-05-28.html

Pedro e Freile m dijo...

Sin afán de seguir en la polémica, sólo quiero acotar sobre el enlace propuesto por Valeria. El diario Página/12, en cuanto a este tema específico, le da la vuelta a los datos del informe: de 13.000 denuncias (llamadas y cartas) recibidas durante un año por la encargada del estudio del abuso sexual de niños, Christine Bergmann, de las cuales se procesaron algo como la cuarta parte, más de la mitad (52%) se dieron en el entorno familiar. Del restante 48%, el 63% (es decir, menos de la tercera parte del total, 30,24%) se refería a alguna iglesia. La parte "algo" cierta es que de las denuncias en contra de iglesias, la mayoría eran contra la católica (45%); sin embargo, dentro del total esto apenas representa un 13,61%. Es decir, un poco más de una de cada diez denuncias se referían a la Iglesia Católica. Además, no se especifica si se refería a sacerdotes específicamente, porque simplemente se refiere a "instituciones católicas". Creo que eso dista mucho de la sensación que deja leer el diario argentino, atacando a la Iglesia Católica de pedófila. Y luego dicen que los medios nos informan. Lo que queríamos demostrar.

Para quien quiera leer el informe original (aunque está en alemán), el enlace es este:
http://beauftragte-missbrauch.de/course/view.php?id=30