jueves, 19 de mayo de 2011

Triunfo del SI



Indiscutiblemente el SÍ ganó. Ganó tiempo. Y ganó un susto. Pero también ganó como esos globos que en las fiestas hacen ruido y silban mientras se desinflan. Con una victoria así ¿se podrá lograr que esos cambios sean duraderos y legítimos?

Creyeron tener la fuerza que arrasaría como un ciclón, y al final la grandilocuencia tuvo que poner los pies en la tierra. No podemos negar que quienes no le dijeron SI al gobierno son más que los que le dijeron SI. Hacerlo, es miopía. O arrogancia.

(Este dibujo fue hecho al día siguiente de las votaciones para VISTAZO, en que el SI casi perdía. Pero creo que aún refleja una realidad.)

2 comentarios:

Locomotrova y/o la Lucre dijo...

Yo estoy segura de que YA NO refleja una realidad.

Ernesto dijo...

Acomodándolo de esa forma por supuesto que fueron más los que no le dijeron SI al gobierno pero parte de ese grupo de personas tampoco le dijeron NO al gobierno (con esto me estoy refiriendo obviamente a los nulos y blancos). Arrogancia sería decir verdades a medias.

Los resultados de esta consulta eran de esperarse por el número de preguntas. Si algo tengo que criticar del gobierno es haber pensado que iban a ganar con un margen superior. Esto me parece ingenuo porque no estamos hablando de una sola pregunta sino de DIEZ. Ya el solo hecho de ganar en las 10 preguntas es sorprendente, hubiera sido aún más extraordinario ganar con márgenes exorbitantes.

En todo caso otra cosa que criticaría del gobierno es su actitud de restregar triunfos electorales en la cara de la oposición. Pues creo que la gran mayoría de opositores son tan mediocres que esto solo sería darles importancia. Lo mismo aplica cuando el presidente critica a figuras tan desgastadas como Lucio Gutierrez o Alvaro Noboa.